jueves, 11 de septiembre de 2014

Salvador Allende ¡PRESENTE! (I)

¿Cómo se llena este vacío tan lleno de recuerdos encerrados?

El golpe militar del general Augusto Pinochet contra el Gobierno de la Unidad Popular ha generado épica y dolor en la música a lo largo de las últimas cuatro décadas. La figura de Salvador Allende ha crecido todavía más a través de las canciones que han recordado su legado y lamentado su muerte.

La vasta tradición de la música popular latinoamericana de los 60 y los 70 tuvo aportes decisivos desde Chile, gracias al vuelo feroz de Violeta Parra, a la consecuencia imbatible de Víctor Jara y a los aportes renovadores de Quilapayún, Illapu y Los Jaivas. Esta tradición acompañó el sueño chileno y de los pueblos que anhelábamos la Libertad y la Justicia

A 41 años de su asesinato y del momento en que la utopía posible fue desterrada de Chile he iniciado casi sin querer un itinerario por el recuerdo de aquellos  temas capaces de renovar el imaginario allendista, canciones  que muchos de nosotros llevamos grabadas a fuego en nuestro espíritu revolucionario (seguramente, pura nostalgia). 

El 4 de septiembre de 1970 el Dr. Salvador Allende al frente de la coalición electoral denominada Unidad Popular, ganó las elecciones presidenciales. Venceremos fue el himno de aquella campaña electoral que llevó a la Presidencia de Chile al candidato socialista.  La letra fue escrita por Claudio Iturra y la música compuesta por Sergio Ortega y popularizada por las agrupaciones chilenas Inti-Illimani y Quilapayún. Una segunda versión para la campaña presidencial fue escrita por Víctor Jara, sobre la misma música de Ortega.


"Porque esta vez no se trata de cambiar un presidente, será el pueblo quien construya un Chile bien diferente", rezaba el tema de Inti-Illimani en la Canción del Poder Popular enfatizando la premisa de Allende, quien insistió en que la "vía chilena al socialismo" no era cuestión de un hombre, sino de todo el pueblo chileno.


El carácter de su tiempo político impregnó  los sonidos y las opiniones de los referenciales trovadores cubanos Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Referentes y emblemas del Movimiento Nueva Trova Cubana y, por tanto, suerte de embajadores principales del ideario revolucionario regional, ambos fueron notablemente permeables al proceso que llevó definitivamente a Salvador Allende a la presidencia de Chile el 4 de noviembre de 1970. (video)

Pinochet encabezó el golpe que el 11 de septiembre de 1973 derrocó la democracia A primera hora de mañana el ejército tomó Valparaíso y de inmediato Allende acudió al Palacio de la Moneda para hacerse cargo de la situación. Durante toda la mañana, el palacio fue bombardeado por aviones, tanques y francotiradores, exigiendo el rendimiento incondicional del Gobierno de Allende, una rendición que no se produjo. Finalmente, los golpistas decidieron derribar la puerta y tomar La Moneda. Antes de la entrada de los militares, Salvador Allende se suicidó, dando paso a 17 años de gobierno militar en Chile bajo la autoridad de Augusto Pinochet.


El golpe criminal agitó aun más el cancionero de los cantautores y, como ejemplo de ello, en el primer álbum de Rodríguez ("Días y flores", de 1975) aparece la explícita Santiago de Chile


Pero parece haber sido Milanés el más conmocionado por la barbarie cometida al punto de haber confesado años después que "lo de Chile es lo que más me ha impactado en la vida". Por eso, en su amplísimo cancionero, la situación chilena aflora de la mano de varias piezas como, por ejemplo, A Salvador Allende en su combate por la vida.


Sin embargo, su canción más emblemática acerca de de esa vivencia es Yo pisaré las calles nuevamente un icono que todos relacionamos con la muerte del Allende pero que Pablo Milanés aseguró que compuso en 10 minutos tras enterarse de la muerte de Miguel Enríquez, fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el 5 de octubre de 1974, y sobre la que dijo "ha sido la composición más rápida, más dramática y más desgarradora que me ha salido en la vida".


"Somos cinco mil en esta pequeña parte de la ciudad. Somos cinco mil, ¿cuántos seremos en total en las ciudades y en todo el país?" son los versos con los que arranca el último poema que escribió Víctor Jara. Confinado en el Estadio Chile, reconvertido para la ocasión en campo de concentración, Jara sería asesinado por el régimen después de ser torturado. Hoy el antiguo Estado de Chile lleva su nombre.


El cantante chileno Ángel Parra tenía 30 años cuando la aviación bombardeó el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile. El hijo de Violeta Parra, posiblemente la artista chilena más afamada, dedicó una intensa balada al presidente caído: Canción a Salvador Allende


También el compositor mejicano, Óscar Chávez le dedicó este sentido homenaje. 


El grupo Quilapayún recordó al presidente chileno en muchísimos temas. En Compañero Presidente además de ser un homenaje es una llamada a la resistencia.


El diario español ABC que acaba de cumplir 101 años dedicados al servicio del fascismo y el neoliberalismo publicó esta portada el 12 de septiembre de 1973:

"Contra el caos creciente, contra la vía al socialismo de Allende que ha arruinado al pueblo chileno, contra ta amenaza de una dictadura h marxista, contra el desastre absoluto social, económico y político del país; en defensa de la paz, del orden, de la ley, de (a libertad, de las conquistas sociales de los trabajadores, del diálogo y la convivencia normales se ha alzado el Ejército de Chile, columna vertebral de la nación y única posibilidad de salvación, hoy, para el entrañable país hermano, merecedor de mejor suerte. Ojalá que los militares, una vez cumplida su misión quirúrgica de urgencia, devuelvan a Chile al normal ejercicio de la democracia dentro de las líneas constitucionales de aquel Estado hispanoamericano".

El rock, el pop y el punk en español no podía quedarse atrás a la hora de poner el grito en el cielo ante semejante atropello contra los derechos civiles y denunciar a través de sus canciones estas heridas del pasado todavía abiertas Son canciones que escapan a las obvias, canciones de artistas que compusieron a la memoria del presidente Salvador Allende y todo aquello que le rodeó. Canciones que se merecen otra noche.

"Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición".

Salvador Allende es para los oprimidos, para la clase trabajadora el símbolo de la dignidad y de la coherencia, de la democracia y la libertad . Ahora se debe estar revolviendo de dolor en su tumba.


lunes, 8 de septiembre de 2014

Joan Manuel Serrat (I)

El poeta de las cosas cotidianas

Serrat es mucho más que mi música nocturna. La música se enamoró hace muchos años de él, y este amor fue recíproco. Esa temblorosa y profunda voz que ha resonado en grandes auditorios y en los hogares de personas que no han perdido la savia que alimenta los sueños, que ha sido coreada por la multitud y susurrada en la intimidad; que ha denunciado la injusticia y la guerra, que ha cantado al amor, al mundo, a la vida, que ha musicado tantos poetas, me tocó el corazón convirtiéndose, a fuerza de belleza, en compañera constante. Serrat es un juglar, un trovador que ya ha ascendido hasta alcanzar la fama perdurable, la de los clásicos.


Dentro de la inmensidad de la obra de Serrat, el cantautor esconde pequeñas joyas. Todos conocemos su canción Mediterráneo, tan bonita y tan pura.

Esta canción , el himno de una generación, homónima del álbum "Mediterráneo" es, en palabras de su autor, “un puñado de canciones que se escribieron entre agosto y noviembre de 1971 en Calella de Palafrugell (Girona), Fuenterrabía (Guipúzcoa) y Cala d’Or (Mallorca). Siempre junto al mar”. La primera pista, que da nombre al disco, tuvo un primer título que era "Amo al mar" y un segundo título provisional que fue "Hijo del Mediterráneo"

Veinte años después, sin embargo, tuvo que escribir Plany al mar una de las canciones más bellas y tristes que ha hecho. La letra es hermosa y la música, conmovedora.  En ella, Serrat nos habla de cómo los hombres con nuestra insensatez estamos convirtiendo al mar, fuente de vida y de inspiración, el mar que le vio nacer, en un estercolero. De cómo lo estamos matando poco a poco, de manera insidiosa y cruel. Mucha historia, mucha cultura y muchas leyendas tiene el Mare Nostrum, pero a suciedad no le gana ningún mar. Es el pequeño Mediterráneo, según dictamen de Greenpeace, el mar más contaminado, el que acumula más hidrocarburos y residuos plásticos.


Serrat es un poeta, en el más amplio sentido de la palabra. Primero, porque sus letras tienen una calidad y una profundidad digna de cualquiera de los autores estudiados en las clases de Literatura Contemporánea.

Segundo porque no sólo escribe, sino que compone música para sus letras, como los antiguos aedos grecorromanos o los trovadores medievales, con los que está emparentado directamente al compartir con ellos el primigenio sentido de la poesía, cuando la lírica no se concebía sin música, sino como la perfecta simbiosis entre ésta y la palabra.


(Cuando el sentimiento se convierte en palabra, la palabra en poesía y la poesía en canción. Te deja sin aire)

Y por último, Serrat es un poeta porque los genios siempre se reconocen entre ellos y Serrat ha musicado y cantado composiciones de poetas como Antonio Machado, Miguel Hernández, Rafael Alberti, León Felipe, Luis Cernuda, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Luis García Montero....


O los poetas catalanes como  Joan Salvat-Papasseit, Josep Carner, Pere Quart,

Hay un dato que no aparece en algunas de sus biografías. Serrat formó un grupo con tres amigos (Jordi, Manel y Joaquím), que animaban los bailes domingueros de El Pinar, un local de su barrio, el Poble Sec, y los "Pasos del Ecuador" de la Facultad de Letras para que las chicas les hicieran caso, mientras remedaban los éxitos de la época: "Twist and Shout", "Ma vie"… Luego, Joan Manuel comenzó a componer canciones con su guitarra.

"No saber leer partituras nunca fue un inconveniente para ser lo que soy, un constructor de canciones, ni un impedimento para expresarme y comunicarme con otros músicos"

Cuando él comenzó a componer, a cantar formando parte de aquellos denominados cantautores, destacó en seguida huyendo del panfleto, de las consignas reivindicativas de tipo político-social. Envolvía sus textos en un atractivo celofán literario, donde cabía desde luego la crítica. Y también el relato costumbrista, la poesía de las cosas cotidianas: historias entrañables y llenas de ternura.


Cosas cotidianas y ... censuradas


...acercándose a la paternidad como pocos lo han hecho.


Joan Manuel Serrat aparece en el 65 como miembro número 13 del colectivo de cantantes de lengua catalana Els Setze Jutges (espina dorsal de la Nova Cançó catalana de los años 60). Es el primer cantante que logra colocar una canción catalana en las listas de éxitos del Estado Español con el tema Cançó de matinada ; proeza que repite en el 96 con el álbum doble "D'un temps, d'un país" (trabajo donde interpreta canciones de sus compañeros de canción catalana grabadas desde el 65 hasta el 75). Artistas importantes de todo el mundo cantan canciones suyas: David Broza (Israel), Carlos Do Carmo (Portugal), Mina (Italia) o Jaime Marques (Brasil), por ejemplo, y en el Estado Español gente del flamenco, el rock o el pop le dedicó un disco homenaje titulado "Serrat, eres único".

Su trayectoria bilingüe -canta tanto en catalán como en castellano- está plagada de éxitos y de coherencia.

Aquest tema, Pare, un de tants que avui podia haver compartit, és una punyent denúncia de com el progrés voraç devora la natura. La destrucció del planeta. La va escriure al 73'. I ara, 41 anys després ... ¿què escriuria?


Aquesta extraordinària i fraternal trobada, Trova 82, es va celebrar al Centro de Bellas Artes de San Juan, Puerto Rico. Música i poesia en les veus de Serrat, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez i El Topo, joglars del segle XX. Excepcional la seva  locució explicant què és Catalunya i on està. Val realment la pena. “Ser, sentirme y cantar en Catalán, es tan natural como que las uñas crezcan”


Y así, poco a poco ha llegado la hora d acostarme. El recorrido por la obra de Serrat es interminable. He elegido estos temas porque de una manera u otra forman parte de mi historia sentimental. Ese es el sentido de ésta mi primera entrada dedicada a Serrat. Habrá otras.

Buenas noches, bona nit.