domingo, 26 de junio de 2016

Barricada / La tierra está sorda

“Qué difícil es contar los pasos que se dieron por la Libertad”

El olvido tiene nombre y apellidos. El movimiento social por la recuperación de la memoria histórica democrática, y, especialmente,
 la de los hechos más traumáticos de la historia de nuestro país, ha calado también en el mundo de la música y la canción desde hace ya algunos años, sin demasiadas barreras en cuanto a géneros. Este disco de Barricada confirma esa diversidad, ampliándola.

            “La tierra está sorda”, una frase del poema “Remordimiento en traje de noche” de Luis Cernuda es un disco conceptual que les llevó años de trabajo y con el que pretenden dar voz a las víctimas y represaliados de la Guerra Civil española.

No estrechéis esa mano. La yedra altivamente
ascenderá cubriendo los troncos del invierno.
Invisible en la calma el hombre gris camina.
¿No sentís a los muertos? Mas la tierra está sorda.
(Luis Cernuda)

Más que un disco, la maravilla sonora que podemos llevarnos a los oídos es todo un tratado histórico sobre unos años especialmente difíciles y tenebrosos en la vida de muchos españoles. Años de desesperación, hambre, dolor y muerte. Años en los que miembros de una misma familia se disparaban irracionalmente debido a posturas políticas diametralmente opuestas, y en los que miles de personas acabaron en fosas comunes,  asesinadas.

Todo arrancó cuando cayó en manos de "el Drogas" el libro de Dulce Chacón,  “La voz dormida”. "Me llamó la atención su emotividad y cómo crea a los personajes" explica “el Drogas”, hasta el punto de que Chacón aparece como autora de la letra de dos temas. 

El sistema que el músico utilizó para documentarse él mismo  lo denomina "desastre organizado". Un libro le llevó a un documental, las imágenes a un superviviente de la contienda, más tarde a un intelectual... Así hasta sumar los 78 libros que leyó y las entrevistas con más de 100 protagonistas, visitas a lugares claves de la contienda a lo largo y ancho de España, conversaciones con algunos de sus protagonistas... Barricada cuidó hasta el último detalle el proceso de documentación de su decimocuarto álbum de estudio. Un disco compuesto casi íntegramente por el Drogas, que alterna su incombustible rock con emotivas baladas acústicas y que no tardará en convertirse en un nuevo clásico de su discografía.

 El sistema que utilizó para documentarse lo denomina "desastre organizado". Un libro le llevó a un documental, las imágenes a un superviviente de la contienda, más tarde a un intelectual... Así hasta sumar los 78 libros que leyó y las entrevistas con más de 100 protagonistas, visitas a lugares claves de la contienda a lo largo y ancho de España, conversaciones con algunos de sus protagonistas... Barricada cuidó hasta el último detalle el proceso de documentación de su decimocuarto álbum de estudio. Un disco compuesto casi íntegramente por el Drogas, que alterna su incombustible rock con emotivas baladas acústicas y que no tardará en convertirse en un nuevo clásico de su discografía.

Por la Libertad fue la canción del video promocional. El video, impactante, supone un impresionante testimonio, me pone un nudo en la garganta: En la ladera del monte Ezkaba (Navarra), a la sombra del penal franquista de San Cristóbal, los presos asesinados o que morían por enfermedades derivadas de su cautiverio eran enterrados con una botella entre las piernas. Dentro, un simple papel recogía su nombre y las causas de su condena y muerte. A ese pedazo de tierra se le conoce como "El cementerio de las botellas". 

A todos ellos quiere Barricada rescatarlos del olvido mezquino y devolverles la dignidad robada. Lo que ahora se llama Memoria, con mayúsculas. La Memoria Histórica. Memoria de una torcida Historia que jamás debió existir, pero, sobre todo, que jamás deberá olvidarse.


Barricada alza también su voz contra el papel cómplice de la Iglesia. Destaca en el libreto la oposición de la Iglesia al carácter laico del  Gobierno republicano. Este tema seguro que no sonará en la Cope. La canción destaca el papel activo jugado por la Iglesia en la preparación del golpe y la represión que le siguió. Su papel, que desde el punto de vista del autor de la letra habría sido macabro, se destaca ya desde el primer verso: “Huelen a muerto las sotanas”


La canción Los maestros está dedicada a quienes sufrieron la persecución y la cárcel, cuando no la muerte, por su condición de docentes. Se recogen así en la letra de la canción la represión que sufrieron pero también se hace referencia al interés que tenían los poderes afines a los golpistas, principalmente la Iglesia por evitar que la instrucción se convirtiera en algo universal, como se ve en versos que dicen “Iglesia, caciques, misas y Estado los prefieren analfabetos”, o “con ellos  peligra el tiempo que ocupa el crucifijo y la moral del clero”.

La canción además termina con un verso que dice “Lo que entierran no son huesos, son las semillas que van creciendo”, que estaría tomado de una  cita del dibujante gallego Castelao.


La siguiente canción habla del caso de la extremeña Matilde Landa hija de uno de los impulsores de la Institución Libre de Enseñanza. Militante del Partido Comunista, Matilde trabajó como enfermera en el Socorro Rojo, organización a la que pertenecía cuando se produce el golpe de Estado y en la que desarrollará su labor durante la Guerra hasta que es detenida el 4 de abril de 1939.

Será condenada a muerte, pero eso no impidió que dentro de la prisión e las Ventas organizara una oficina de penadas, orientada a levantar la moral de sus compañeras de infortunio y a ayudarlas con sus apelaciones, a la vez que también cuidaba a las enfermas. Se le conmuta la pena de muerte y es trasladada a la cárcel de Palma de Mallorca. Entonces, en busca de un golpe de efecto que sirviera de propaganda a los sublevados, se intenta que abrace la fe católica y “purifique” así su matrimonio civil. Para ello la chantajearon: si se bautizaba, sus compañeras y las que tuvieran hijas tendrían más ayudas alimenticias. Aceptó pero el día que la fueron a bautizar, subió a la última planta de la cárcel y se tiró al vació....tardó 45 minutos en morir, tiempo que aprovecharon los nacional-católicos para administrarle sus sacramentos justo antes de que muriera.


El tema Pétalos cuenta la historia de las Trece Rosas, trece mujeres, la mayoría de ellas menores de edad, que fueron trasladadas desde la Prisión de las Ventas para ser fusiladas. El impacto de esta ejecución fue enorme debido al carácter de menores de muchas de estas mujeres, pero también por el hecho de que habían estado encerradas en la cárcel que debía haber sido el ejemplo de la reforma penitenciaria que el Gobierno republicano quería llevar a cabo.
Sin embargo, esta prisión, bajo el control de los sublevados, pasó a ser un mero “almacén” de presas, que se hacinaban incluso en los pasillos.


Suela De Alpargata, otra balada acústica preciosa, habla de un guerrillero con el que el Drogas tuvo la suerte de hablar poco antes de que falleciese. Suela de alpargata” le llamaban por estar siempre recorriéndose los montes incansablemente.


La Memoria es un derecho, el derecho que tenemos a no olvidar nuestra Historia, y también el derecho a saber. No perdamos la esperanza.


El armazón musical del álbum es guitarrero. Alfredo Priedrafita, 48 años, guitarrista de Barricada, explica: "Sabíamos que no podía ser un álbum tristón ni melancólico. El estilo es el de Barricada, rock and roll".

Os dejo también este documental que refleja el viaje del grupo Barricada a Zafra (Badajoz), el lugar de nacimiento de Dulce Chacón.


Esta noche, mientras escucho los resultados de estas elecciones,  quiero recordar los pasos que dimos por la Libertad y los que cayeron por ella. Una Libertad de la que esperaba recuperar una parte gracias a las urnas. Però parece que las ratas del aire sobrevuelan de nuevo nuestras cabezas.

Para los que habéis votado a los que nos están destrozando la vida

Fuente canciones http://clio.rediris.es/n38/articulos/La_tierra_esta_sorda.pdf

domingo, 5 de junio de 2016

Ennio Morricone: Cinema Paradiso

“Cuando las luces del cine se apagan, empieza la magia…”

En mi niñez mi tía Juanita me llevaba al cine del barrio que se llamaba  Dos de Mayo pero que los vecinos le conocíamos como el “dosde”.
“Echaban” dos películas, decían que por lo menos una era buena. Debía ser cierto, porque recuerdo atravesar llanuras polvorientas sentado en la diligencia de John Ford y acurrucarme en el regazo de mi tía para no ver como el atractivo psicópata Norman Bates, con las ropas y peluca de su madre, cosía a cuchilladas a  una aterrada Janet  Leigh al compás de unos sonidos que nunca ya olvidé y que he utilizado mentalmente contra los pesados que han cruzado por mi vida.
Foto propiedad de www.todocoleccion.net
Ya adolescente, frecuenté con mi vecina Adelita la famosa fila de los mancos, siempre luchando  entre mi desbordante  virilidad y ese acomodador represivo, que blandiendo su linterna nos dirigía un fuerte haz de luz que creía que era el ojo de Dios que todo lo ve.
Hace décadas que el “dosde” desapareció y quizás dentro de poco desaparezca yo también. Deseo que me  espere donde sea, y si veo a tía Juanita a mi lado y John Wayne me hace un sitio en su diligencia, sabré que estoy en el cielo.

"El dosde" de Félix Domingo Ayuso, microrrelato finalista en el II Certamen de microrrelatos sobre cine "arvikis-dragonfly" 2011


Hay películas que por distintas razones accionan ese resorte capaz de provocarnos las más intensas emociones, pasando a convertirse en memorables para cada uno de nosotros. Películas capaces de hacernos llorar, reír, pensar o emocionar como un regalo del cielo. Películas que permanecen fácilmente en el recuerdo.  Y Cinema Paradiso es una película de esas “Hay películas enternecedoras, pero no una tan enternecedora” escribió Rita Kempley, Washington Post.

Una historia tan emotiva como aquella merecía un compositor de altura y lo tuvo en la figura del genial Ennio Morricone La música aquí no es una herramienta o una ayuda que el director utiliza para potenciar su historia sino que es parte vital del film. Ella es la que realmente se encarga de hacer estallar las emociones y de darle ese tono nostálgico que impregna toda la película. “Cinema Paradiso” es un retrato sentimental de la Italia de la posguerra además de una hermosa historia de amistad, la que viven el niño Totó y el proyeccionista Alfredo. Pero sobre todo es una auténtica declaración de amor al cine tal y como éste se entendía antes, cuando las películas eran para la gente una forma de soñar y de escapar de cruda realidad.   El cine puede hacer que te enamores de una película, pero hay algunas películas que te enamorarán del Cine.

Una de las razones por las que Cinema Paradiso ha despertado tanta admiración entre sus espectadores se debe precisamente al trascendental papel que desempeña su música, convirtiéndose además en uno de los scores (música instrumental creada por el compositor) más populares en el campo de la música cinematográfica. La música que acompaña a las imágenes se ha distinguido como un sobresaliente procedimiento para avivar el recuerdo. Morricone presenta unos  temas tan apasionantes que es difícil que el espectador no repare en ellos.

En Cinema Paradiso la música ejerce una labor fundamental, hasta el punto de atreverme a afirmar que sin ella la película probablemente no sería la misma. Para ello Ennio Morricone utilizó una orquestación sencilla: piano, una pequeña sección de cuerdas y entradas puntuales de guitarra o instrumentos de viento. El tema principal se ha convertido en un clásico muy popular, auténtica carne de recopilatorio y reconocible incluso por aquellos que no saben nada de música de cine.   


Otro de los cortes fundamentales de la banda sonora es el Tema de amor (aunque el título de la canción propiamente dicha sería Se -si-) que ilustra la relación del Totó adolescente con una joven que llega al pueblo.   Un tema de grandes posibilidades románticas que en realidad no es una pieza original de Ennio Morricone sino de su hijo Andrea. De no constar acreditado en el disco nadie lo hubiera sospechado ya que Andrea Morricone imprime al tema el estilo característico de su padre, con lo que se amolda perfectamente al resto de la banda sonora.  


He aquí  cuatro versiones fantásticas: una al violín, del maravilloso violinista  Itzahk Perlman, a la guitarra por Pat Metheny Trio, otra de la clarinetista Seunghee Lee y la última del trompetista Chris Botti. Impresionantes.


El tercer vértice musical de la banda sonora es el tema de Totó y Alfredo que en nuestro país se hizo muy famoso gracias a un anuncio televisivo de loterías.   “Cinema Paradiso” tuvo un gran éxito de público y crítica. En España, por ejemplo, la vieron más de un millón de personas. Ganó el Globo de Oro y el Oscar a la mejor película de habla no inglesa aunque Morricone, una vez más, se quedó sin premio.

Ha tenido que llegar Ennio Morricone a los 87 años y hacer la música de medio millar de producciones para conseguir su primer Oscar por su trabajo de composición en una película “Los odiosos ocho” de Tarantino. Un logro aún mayor si se tiene en cuenta que el compositor italiano recibió en 2007 una estatuilla honorífica por toda su trayectoria, que suele entregarse como galardón de consolación por la academia a aquellos veteranos cuyo fin parece próximo. Su vinculación al antiguo partido comunista italiano pudo ser la razón de que durante muchos años los norteamericanos le negaran su total reconocimiento. Siendo uno de los más grandes de la historia de la música de cine sólo había sido nominado en cinco ocasiones a la estatuilla y en las cinco se fue de vacío a casa. No es extraño que para salvar esa mala conciencia en 2007 la Academia de Hollywood le entregara ese Oscar honorífico por toda su carrera.


Estaréis de acuerdo conmigo que Morricone cumplió perfectamente su cometido, y el resultado es una banda sonora imperecedera, de esas cuya lozanía se mantendrá invariable, que seguirá despertando pasiones en nuevos oyentes y espectadores.


"La vida no es como la has visto en el cine, Totó. La via es más difícil"


Buenas noches. Bona nit. Καληνύχταمَساءُ الخَير . Gabon. Boas noites. Bonne nuit.