domingo, 19 de enero de 2014

Eva Cassidy

La mujer que nunca quiso ser cantante

Acabo de hacer un alto en esa tarea tan complicada y necesaria que es evaluar a mis alumnos (mientras no dejo de pensar que son el futuro y la única esperanza) para buscar algo que me desconectara del mundo antes de que el mundo acabe conmigo. Y lo he encontrado.

No sé por qué había olvidado a esta fantástica mujer. Quizás porque murió hace demasiado tiempo, en 1996, y demasiado joven: 33 años. Otros hemos tenido más suerte pero a ella el cáncer no la perdonó. Se hizo famosísima por sus versiones de temas de grandes como "Over the Rainbow". Y es que Eva Cassidy tenía la virtud de hacer que cualquier cover pareciera un nuevo tema.

Parece una broma pero esta mujer de maravillosa voz nunca quiso ser cantante.  Era diseñadora de jardines cuando alguien la embaucó para que cantara como distracción en los locales de la ciudad donde vivía, cerca de Washington.

Como tantos otros, empezó grabando como cantante de sesión hasta que le llegó la oportunidad de grabar un álbum de duetos con Chuck Brown, que quedó impresionado por la voz de aquella jovencita en una cassette que le hizo llegar.  El disco le ayudó a darse a conocer y finalmente le abrió las puertas de nuevos contratos discográficos.

En 1998, dos años después de su muerte, apareció discretamente Songbird, un álbum que recopilaba temas de los tres discos que Eva había publicado en vida. Así acabó escalando puestos en las listas de éxitos británicas hasta el número 1 Incluso llegó a ser disco de oro en Estados Unidos y vendió millones de copias en todo el mundo.

Eva Cassidy tuvo un toque mágico que logró convertir todo lo que cantaba en algo intenso. Por eso, supongo, se me encoge el alma cada vez que la escucho.


Esta noche, sin embargo, quiero que pongáis especial atención en un tema de Sting, Fields of Gold del cual él mismo dijo en una entrevista que no pudo contener las lágrimas al escuchar por primera vez esta versión. Espero que a vosotros os ocurra algo parecido.

Campos de oro

Me recordarás cuando el viento del oeste se mueva
Sobre los campos de cebada
Olvidarás el sol en su cielo celoso

Mientras caminamos en los campos de oro

Así que ella tomo su amor
Para contemplarlo por un momento
Sobre los campos de cebada
En sus brazos sintió como su cabello descendía
Entre los campos de oro

¿Te quedarías conmigo? ¿Serías mi amor?
Entre los campos de cebada
Olvidaremos el sol en su cielo celoso
Mientras caminamos en los campos de oro

Mira el viento del oeste moverse como un amante
Sobre los campos de cebada
Sentir su cuerpo levantarse cuando besas su boca
Entre los campos de oro
Nunca hago promesas superficiales
Y ha habido algunas que he roto
Pero juro que en los días que aún quedan
Caminaremos en los campos de oro
Caminaremos en los campos de oro

Han pasado muchos años desde aquellos dias de verano
Entre los campos de cebada
Ver los niños correr mientras el sol baja
Entre los campos de oro
Me recordarás cuando el viento del oeste se mueva
Sobre los campos de cebada
Cuando caminábamos en los campos de oro
Cuando caminábamos en los campos de oro
Cuando caminábamos en los campos de oro

Comparad ahora con el original.



Pero Eva no fue solo una artista de la música, sino también de la pintura , la escultura y el diseño, algo que poca gente sabe.

Hay quien se pregunta cómo alguien después de muerta puede haber encontrado un público tan fiel. Quizás porque somos muchos los que llegamos a estas horas de la noche necesitando un poco de ternura.

Porque, como dice Silvio Rodríguez “entre el espanto y la ternura la vida canta” Y la noche, susurra.
Buenas noches. Bona nit.