lunes, 21 de mayo de 2018

Emel

La voz de la esperanza tunecina


Su nombre significa “esperanza” en árabe. El mismo sentimiento que la cantante que quiero presentaros esta noche, Emel Mathlouthi, supo transmitir a una juventud tunecina anhelante por reconquistar la libertad perdida bajo el régimen de Ben Ali. Su canción Kelmti Horra (Mi palabra es libre), interpretada de forma espontánea durante las protestas de la Revolución de los Jazmines en 2011, dio la vuelta al mundo convirtiéndola en “la voz de la primavera árabe”. "Somos hombres libres que no tienen miedo", dice. "Somos los secretos que nunca mueren / y somos las voces de los que se resisten".



"La canción nació en la playa en el festival de cine de Kelibia. Por algún tiempo tuve en mente esos versos sin encontrar la melodía correcta. La magia sucedió esa noche”.

Cuando empezó la revolución tunecina, desencadenada por la autoinmolación del vendedor callejero tunecino Mohamed Bouazizi a fines de diciembre de 2010, Emel vivía en París, donde se había mudado hacía dos años, para poder cultivar, expresar y compartir su arte con los demás porque su música había sido prohibida por el gobierno tunecino. “En Túnez no había espacio para poder realizar todo eso (…) Cuando ocurrió la revolución, una de mis canciones explotó y trajo luz a todo el trabajo que estaba haciendo”. Fue una verdadera suerte que eso fuera así ya que el poder creativo de su obra está acorde con el poder ideológico.

Habiendo crecido en Túnez durante el régimen autoritario de Zine El-Abidine Ben Ali, Emel comenzó a escribir canciones de protesta allá por el 2004. “Empecé a escribir canciones a los 10 años, pero entendí el gran poder que tienen para sacudirse de la apatía escuchando a Björk y Joan Baez". 

Escuchando su álbum debut, "Kelmti Horra" (2012), y su último lanzamiento, "Ensen" (2017), parecería que en el centro de la musicalidad de Mathlouthi se encuentra un profundo rechazo a los límites culturales o conceptuales, y, como respuesta, el deseo de intentar su disolución. Su trabajo resulta, por lo tanto, un hipnótico y cautivador remolino de diferentes instrumentos, ritmos, culturas, tiempos, influencias e incluso idiomas.


Es el caso, por ejemplo, de la canción Nací en Palestina (en inglés, "I born in Palestine"), cuyas letras son en español y en árabe. Aunque Mathlouthi añadió las letras árabes en su versión de la canción, e imaginó a Palestina como la fuente geográfica de su protesta, ella basó su interpretación en una canción llamada Nací en Alamo  (en inglés, "I born in Alamo"), presentada en la película "Vengo" (2000).

En esta canción trata de describir el sufrimiento de un hipotético ciudadano palestino que su voz (traduciendo del español) grita: "No tengo lugar, no tengo país, no tengo patria". Con mis dedos hago fuego, y con mi corazón canto, las cuerdas de mi corazón lloran”. Cuando el ciudadano palestino canta en árabe, repite los mismos versos cantados previamente en español, pero estos culminan con las palabras "mi historia no puede borrarse".


No estamos obligados, como nuestros hermanos y hermanas palestinos, a entrar en la línea de fuego para defender nuestros derechos, pero estamos obligados a mostrar solidaridad y a crear presión para que lo que hace Israel se tenga en cuenta. #Gaza #stopthekilling#stoparmingisrael escribió en su cuenta de Facebook ante la reciente masacre de Gaza.

Siete años después de aquella revolución, las composiciones de la artista, principalmente en árabe y con influencias que van de la canción protesta al heavy metal pasando por el trip-hop, escapan a cualquier intento de clasificación. Mezcla de ritmos electrónicos y de instrumentos tradicionales tunecinos, la música de Mathlouthi es libre y su afán por experimentar y reinventarse es constante.

   

Sus vibrantes letras se escuchan hoy en los escenarios de medio mundo, pero  la cantante lamenta no tener más visibilidad en su país, donde solo ha actuado una vez en los últimos seis años. “Prefiero guardar una relación intacta con Túnez. A veces estoy enfadada y a veces no. Quedan muchas cosas por hacer” afirmó a su paso por Madrid el pasado abril.  

Un ejemplo claro de todo lo que queda por hacer es lo que pasa cada año después de la revolución con la llegada del Ramadán, algo que suscita un profundo debate sobre los límites de la libertad de conciencia defendidos en su Constitución. Esta semana, un grupo de ONG, entre ellas la galardonada Liga Tunecina de losDerechos Humanos, han dirigido una carta abierta al presidente de la República, Beji Caïd Essebsi, para reclamar que el Estado respete la libertad religiosa durante el mes sagrado islámico, que prescribe el ayuno durante las horas de luz diurna. Las organizaciones exigen que este año las autoridades no obliguen al cierre de cafés y restaurantes, ni arresten aquellas personas que coman o fumen en público. El año pasado, un total de cinco personas fueron condenadas a un mes de prisión por romper el ayuno en espacios públicos.

Hace un par de días, El País publicaba la lucha de la juventud tunecina por su libertad real y por el cambio. Cuatro años después de haber aprobado una nueva Constitución democrática, Túnez se halla inmersa aún en un proceso de renegociación de sus normas sociales. La Carta Magna garantiza la libertad de conciencia en el artículo 6, algo que choca con diversas leyes y circulares previas, así como con algunas costumbres. Entre ellas, la que obliga a los comercios de restauración que quieran abrir sus puertas durante Ramadán a que lo hagan con disimulo. Así, la mayoría cubren sus cristales con cartones o periódicos. El hecho de que, siete años después de la caída de la dictadura de Ben Alí, todavía no se haya constituido el Tribunal Constitucional por falta de consenso entre los partidos dificulta la depuración de las normas anticonstitucionales. Pero volvamos a la voz de la esperanza...

"La voz de Emel Mathlouthi siente como si el corazón de un ave fuera incendiado por el punto más profundo del océano, un fuego que nadie puede extinguir espera el punto más alto del cielo. Pero el pájaro no quiere que su corazón deje de arder, por lo que el viento puede seguir recogiendo sus cenizas doradas y espolvorearlas sobre los labios grises, secos y hambrientos de la belleza " (Anónimo)



La voz Emel Mathhlouthi tiene el aroma del jazmín, dulce y palpitante como la primavera árabe, canciones en boca de miles de jóvenes tunecinos que reclamaban derechos básicos de todo ser humano, el trabajo, la libertad, la dignidad, convirtieron en himnos. Primavera entumecida, ahora muy lejos. "Pero no todo está perdido. Hasta ese sueño que había tenido una visión de la luz de una realidad diferente existe y resiste, dará escalofríos a cualquier nueva dictadura" garantiza Emel.



Definiéndose a sí misma como una "revolucionaria", también defiende enérgicamente los derechos de las mujeres en el mundo árabe y, en 2014, participó en el documental de Ayat Najafi , No Land's Song, que protesta por la condición de cantantes y artistas en el Irán de Ahmadinejad.

En su cuenta de Facebbok he podido leer este mensaje después de una actuación para chavales en El Cairo: La actuación más increíble en mi vida ocurrió ayer en este barrio. Queremos hacer mucho más para que las personas vivan en condiciones iguales pero mientras tanto la cultura debe ser llevada a todos y en todas partes. Hasta que lleguemos allí, vamos a seguir luchando.
Su trabajo musical y su larga lucha política fueron recompensados ​​con una nominación en 2015 por Popmatters y una actuación individual en la ceremonia del Premio Nobel de la Paz en 2015. "Fue más allá de lo que podría haber esperado", dijo en una entrevista telefónica desde la ciudad de Nueva York.


Siempre fiel a su relación entre su búsqueda musical y su compromiso político y social, Mathlouthi lanzó su segundo álbum, “Ensen”, el año pasado, representando la culminación de su viaje artístico. Cantado casi en su totalidad en árabe, el álbum utiliza la combinación única de ritmos norteafricanos y ritmos eléctricos modernos que siempre ha sido característica de su trabajo. Experimentad la intensidad poderosa de su voz y descubrid las profundidades de su trabajo musical.


Los latidos atronadores y las texturas incendiarias electrónicas abundan. Sus movimientos en el escenario pueden ser siniestros, a veces hace piruetas, a veces acechando amenazadoramente alrededor de sus compañeros de banda, como si se rompiera a cada paso cual bailarín moderno.

 Una canción, Ensen Dhaif, está dedicada a "personas que tienen que soportar el peso y todas las batallas para que un porcentaje muy pequeño pueda disfrutar del poder". Lo cierto es que no resulta extraño la apropiación que se hizo de su música: los ritmos bombásticos de este single invitan a la acción, y su hermosa voz conecta revolución con tradición. Las imágenes de su videoclip oficial son impactantes. 


Todavía tenemos que sentir el dolor de los demás. Esa es la base de que no vayamos hacia la deshumanización. Ese es mi gran punto. Entonces eso es político. Odio la palabra político hoy más que nunca porque es muy sucio. El arte tiene que encontrar una nueva definición para luchar, para asociarse. Creo que mi arte siempre se va a preocupar. Me siento más cómoda agregando [ese término] a mi arte que agregar el término político”.

 Fuentes
http://www.cafebabel.es/cultura/articulo/emel-mathlouthi-la-rebelde-de-jazmin.html

https://pitchfork.com/features/rising/9949-why-the-world-needs-emel-mathlouthis-anthems-against-the-dictatorship-machine/

lunes, 30 de abril de 2018

María Dolores Pradera

Feliz cumpleaños, yaya, allá donde estés

            No se estila, ya sé que no se estila, que te pongas para cenar, jazmines en el ojal… A mi abuela le encantaba María Dolores Pradera. Cuando tarareaba Amarraditos con los ojos cerrados creo que se transportaba a una época en la que ella era una niña de casa bien, creciendo en un ambiente de elegancia y compostura. O a su corta vida al lado de mi abuelo, un caballero (como su apellido) que según la tata tenía sudor de santo. La elegancia de la cantante, su saber estar, la disposición de sus gestos, su donaire, siempre me evocaron a mi abuela. Y su dignidad, su sentido de la dignidad, el de ambas. Si me remonto a mis primeros recuerdos musicales su nombre, junto al de Gardel o el de algunas zarzuelas, es de los primeros que me vienen a la cabeza.
           
            Puede resultar extraño que un día como hoy, 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, le dedique un post a María Dolores Pradera, una de las más grandes y longevas cantantes españolas. Todo tiene una explicación: hoy mi abuela cumpliría 117 años. Siempre le hizo mucha gracia haber nacido el 1 de mayo, “¡el día del trabajador!” exclamaba risueña, “yo que no he trabajado nunca”. Y era verdad; porque incluso las veces que tuvo un puesto de trabajo, fue una trabajadora mimada y contemplada: “está nevando, hoy Lolita no vendrá”, y no pasaba nada. Su historia y su aparente fragilidad fueron ases que tuvo siempre en la manga y que supo utilizar muy bien. Eso sí, siempre con elegancia.

La afición a cantar de María Dolores Fernández Pradera, tercera de una familia de cuatro hijos encabezada por un empresario asturiano, le viene desde niña. Nacida en Madrid en 1924 lleva grabada en la piel los horrores de la Guerra Civil. Tenía edad para darse cuenta de que aquello no era un juego. Las bombas destrozaban los edificios. En su casa de entonces caían obuses continuamente. El recuerdo de una tarde que se fue al cine con su hermano y que se quedaron más de veinticuatro horas bajo los escombros a raíz de una bomba no se le borrará jamás de la mente, y especialmente los bofetones que le pegó su madre tras la tragedia porque, de no haber sido por los bomberos, no sabían cómo regresar a su casa.

Después de la guerra pasó unos años de su infancia en Chile, donde su padre tenía intereses comerciales. Esto le valió conocer Argentina y México. De entonces retiene en la memoria no pocas melodías folclóricas sudamericanas. El bautizo de la carrera teatral fue con la compañía de Carmen Carbonell y Antonio Vico, primero, y con la de Guadalupe Muñoz después. Pero el inicio de su carrera cinematográfica es anterior. En 1941 debuta como extra, con quince años, en una película de Juan de Orduña, “Porque te vi llorar”. Conoció en esta época al que fue su marido durante doce años, Fernando Fernán-Gómez  con quien tuvo dos hijos, Elena y Fernando. Y aunque llegó a protagonizar pronto algunas películas (“Altar Mayor”, “Inés de Castro”) fue en el teatro donde desarrolló su carrera artística, hasta su definitiva retirada en 1975 con la comedia de Bernard Shaw "Cándida".

         Pero sería la música el campo donde encontraría el éxito con mayúsculas, dedicándose en cuerpo y alma a grabar discos y hacer giras desde principios de la década de los setenta. Gracias a una voz grave y profunda, María Dolores Fernández Pradera, caló entre el público a través de títulos como Fina estampa, La flor de la canela o Limeña, que la hicieron muy popular no solo en España sino fuera de nuestras fronteras, siendo acogida en Hispanoamérica bajo el apodo de la “gran señora de la canción”.

 Buena parte de su carrera estuvo acompañada de dos guitarristas, “Los Gemelos”. Fue a partir de los primeros años 60. Los hermanos Santi y Julián López Hernández, arquitecto uno, matemático el otro, habían pertenecido a una Tuna en su etapa universitaria; luego, terminadas sus carreras, fueron contratados por Nati Mistral, quien diría: "María Dolores Pradera me los quitó". Y, en efecto, con ella estarían más de treinta años, hasta que la muerte de Santiago, en 1993, deshizo tan fructífera colaboración. Realmente la aportación de los dos instrumentistas a la voz de la cantante fue muy importante, consiguiendo un sonido característico, un estilo en definitiva, que ha marcado su carrera musical hasta nuestros días



María Dolores canta con la cabeza y canta con el corazón. Su voz suave, su perfecta dicción y su naturaleza intuitiva en una variedad de estilos hacen de Pradera una maestra del bolero, de las rancheras, de las coplas, de las baladas, de los fados… por lo que fue muy querida en toda Latinoamérica. Su voz hizo famosos los trabajos de compositores como José Alfredo Jiménez (México), Chabuca Granda (Perú) y Miguel Matamoros (Cuba). 

Ha recreado un mundo con temas que en la mayoría de las ocasiones no fueron escritos para ella, y que antes tuvieron otros intérpretes, pero que andando el tiempo y andando la memoria y los sentimientos, parece que no hubieran sido posibles sin su voz, ternura, equilibrio, delicadeza. Quizá esos letristas, esos compositores, estaban pensando, sin saberlo, en María Dolores Pradera cuando hacían esos monumentos de creación popular. ¿O acaso Chabuca Granda no estaba pensando en la Pradera cuando del puente a la alameda derraman a los olores coloniales e indianos de La Flor de la Canela? Para mí que Belisario Pérez y Margarita Durán pensaban en ella cuando en Amarraditos creaban ese mundo de jazmines en el ojal, cocheros que esperan a la puerta de la iglesia mayor y saludos tocando el ala de sombreros imposibles. Seguro que Mario Cavagnaro pensaba en las manos de María Dolores para los amores imposibles de El rosario de mi madre, que lo nuestro nos lo siguen enviado cualquier tarde, fina estampa de las barandillas del puente, donde preguntamos de dónde son los cantantes cuya memoria nos queda en un rincón del alma.


        Hacia el final de sus productivos años ayudó y guio a la siguiente generación de artistas españoles en su lanzamiento, incluyendo a Joaquín Sabina, Rosana y Los Sabandeños. Ha cantado a dúo con artistas como el propio Sabina, Caetano Veloso, José Alfredo Jiménez, Chabuca Grande, Violeta Parra, Cachao, Joan Manuel Serrat, Diego el Cigala y muchos más. Quizás por todo ello en 2012 vio la luz un disco homenaje “Gracias a vosotros”. Serrat, Sabina, Luis Eduardo Aute, Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Poveda son algunos de los artistas que intervinieron en el disco.



Puede que callada, pero María Dolores Pradera no es tímida. Es usuaria del sentido del humor, aunque cada día tenga menos buena prensa la ironía en nuestro mundo. Y de egocentrismo, nada porque no se tiene por persona interesante. Ella, dice, ha conocido a gente interesante de verdad, poetas, compositores, escritores…

Nunca ha sido un juguete roto. La última vez que esta latina rubia se subió a un escenario fue en el verano de 2013. Hasta entonces, María Dolores Pradera supo capturar como pocas el alma de la canción popular, por encima de modas, estilos y generaciones, creando una forma de expresión única. Como una diosa sin edad, fuera del tiempo, uniendo generaciones en los sentimientos que no cambian.



Buenas Noches. Bona el NIT. Καληνύχτα. مساء الخير. Gabón. 굿나잇 . Boas Noites. Buenas noches gu na t hacenイSuites Buonanotte. לילה טוב. Oíche mhaith. Wengi ALU.      

Fuentes:
http://www.sevillamagazine.es/recordando-a-la-pradera/
http://www.abc.es/hemeroteca/maria+dolores+pradera
https://www.libertaddigital.com/cultura/musica/2014-10-26/maria-dolores-pradera-sus-primeras-canciones-1276531644/
https://www.libertaddigital.com/cultura/musica/2014-10-26/maria-dolores-pradera-sus-primeras-canciones-1276531644/