viernes, 6 de julio de 2018

Joanne Shaw Taylor

Una tormenta de blues-rock

Me echo de menos. Parecerá un sinsentido pero hay temporadas en las que, con permiso de San Juan de la Cruz, vivo sin vivir en mí. Es como estar montada en un tren sin frenos que me lleva a toda velocidad pero que nunca llega a su destino. Pero esta vez, el viaje ha durado demasiado. Desde el 21 de mayo que no aparezco por aquí. Cada final de curso me cuesta un poco más todo. Y cuando acaba el curso, sigue sin acabar… 

Para resarcirme, esta noche le voy a dedicar este espacio a una guitarra y una voz muy especiales. Los grandes guitarristas no son solo individuos bien entrenados que comenzaron a tocar desde la cuna, como algunos niños prodigios que nos encandilan por las redes. La mayoría son personas normales, que un día se dieron cuenta que estaban destinadas a emitir sonidos que al resto de los mortales nos provocarían admiración. Este es el caso.


Cuando Dave Stewart, de Eurythmics, se topó con una adolescente guitarrista de blues, no necesitaba saber que la muchacha solo llevaba tocando dos o tres años; solo necesitaba escuchar ese sonido que salía directamente de su alma. La adolescente se llamaba Joanne Shaw Taylor, una mujer que se convirtió en estrella con admiradores famosos en todo el mundo de la guitarra.

La progresión de su carrera profesional es impresionante. Alabada por músicos como Joe Bonamassa (que la describió como una superestrella en espera)  y John Mayall, y con influencias como las de Eric Clapton y BB King, Joanne comenzó a tocar la guitarra a los 13 años. Con 16, abandonó el colegio para lanzarse a su aventura musical, que le lleva, como he dicho antes, a ser apadrinada por el ex-Eurythmics Dave Stewart. A los 21 Joanne lleva a cabo un impresionante debut en 2008, “White Sugar” realmente una obra de guitarra “en bruto” cargada de sentimiento, una especie de huida personal en una época no demasiado benévola, que la condujeron a la vanguardia de la generación emergente de jóvenes artistas de blues, muchos de ellos mujeres, que están inyectando nueva vida al género. Grabado en Tennessee con el productor Jim Gaines (productor de Carlos Santana), muestra un potencial aún por pulir. Así se abrió por primera vez la puerta, la carrera de Joanne se ha vuelto estratosférica, rompiendo el notoriamente difícil mercado de Estados Unidos.  Superó los estereotipos de su edad y género, ganando la aclamación de críticos y compañeros por igual. El disco le vale para telonear al supergrupo Black Country Communion, donde milita otro de sus grandes valedores, el guitarrista Joe Bonamassa, que se deshace en elogios hacia la explosividad de Joanne.


Es en su siguiente disco, “Diamonds in the Dirt” (2010), donde comienza a aflorar su talento compositivo, y con el que continúan las alabanzas de la industria y las nominaciones y premios. La canción inicial, Can’t Keep Living Like This, abre con una solitaria guitarra acústica, que rasguea suavemente antes de que ella empiece a ejecutar algunos bruscos arranques. Cuando su voz entra, cantando entrecortadamente: "Fumar al filtro / con el corazón pesado / arrastrando mis días / con pasos empapados de ginebra" está claro que algo nuevo está en marcha aquí, algo más profundo y más inquisitivo que la furia desatada en “White Sugar”.


Producto de una conmoción emocional personal, su potente guitarra lo enciende todo: desde la rutina de Dead and Gone al devastador Jump That Train



Le suceden “Almost Always Never” (2012), el disco en vivo “Songs from the Road” (2013) y el espaldarazo definitivo que supone “The Dirty Truth” (2014) de nuevo con Jim Gaines a los mandos, un poderoso disco de rock potente, rebosante de influencias del blues clásico.




Su último trabajo, “Wild” (2016) la reafirma como una gran artista no sólo bajo el paraguas del blues, sino en la escena musical del rock en general.


Joanne Shaw Taylor no es tanto un alma vieja como un alma experimentada en el cuerpo de una mujer joven, una mujer con suficientes agallas como para cohabitar en un hermético hábitat musical, una mujer que se ha hecho a sí misma. Criada en una familia de clase trabajadora en Birmingham, Inglaterra, de pequeña se aficionó a la música desde el día que unos desgastados vinilos de la colección paterna le llamaron la atención. ¿Hay mejor fórmula para combatir el aburrimiento que música inspiradora?

"Mi padre era guitarrista. Y mi hermano también tocaba. Mi padre nos animó siempre a tener esto como un hobby. Supuso una gran unión entre nosotros tres. Pero también, particularmente, a medida que fui creciendo y lo tomé en serio en términos de profesión, ambos padres fueron muy alentadores. Básicamente querían para a mí y para mi hermano, que lo que sea que elegiríamos para ganarnos la vida fuera nuestra pasión. Tuve mucha suerte allí. No todos los niños crecen con ese tipo de apoyo”.

Una estudiante indiferente ("Era una niña muy tímida", le dijo a Karl Stober en jazzreview.com ), Taylor sintió la llamada de la guitarra antes que nada. "Siempre supe que quería ser guitarrista", dice.

       A los ocho años comenzó a tomar lecciones clásicas y se hizo lo suficientemente competente como para ser aceptada en el UK Youth Ensemble. Todo el tiempo, sin embargo, sabía que la guitarra clásica no era lo que estaba buscando. El punto de inflexión llegó a los 13 años cuando escuchó el álbum de Albert Collins, “Ice Pickin”. No hubo vuelta atrás. Había descubierto su pasión. Cuando se encontró por primera vez con el estilo duro pero lírico de Stevie Ray Vaughan, su estilo se acabó de consolidar. "Fueron los primeros tipos de blues que escuché y realmente me metí en ello", dice. “Tan pronto como escuché a Stevie Ray Vaughan y Albert Collins, fue instantáneo: "Dios mío, eso parece divertido. Creo que quiero hacer eso por el resto de mi vida”. Nunca tuve ninguna duda”

Joanne Shaw Taylor se ha establecido como la estrella número uno del mundo del blues rock en el Reino Unido. Aquella chica con una gran voz de Black Country ha realizado giras por todo el mundo (a los 24 años ya llevaba ocho, de gira), ha lanzado álbumes aclamados por la crítica y ha ganado una base de fans en todo el mundo, además de tener el honor de tocar junto a algunos de sus ídolos musicales.


Espero que la tormenta de su voz rasgada, inigualable, y su espectacular manejo de las seis cuerdas os haya ayudado a refrescar el ambiente de esta noche tan calurosa.

Buenas noches. Bona nit. Καληνύχτα. مَساءُ الخَير . Gabon. 굿나잇. Boas noites. 晚安 グッドナイト    Buonanotte. לילה טוב.  Oíche mhaith. Wengi alus.

Fuentes:
http://www.mercurywheels.com/JoanneShaw.htm
https://gravelroad76.com/2017/04/09/joanne-shaw-taylor-una-dulce-voz-una-guitarra-salvaje-gr76/
http://www.europapress.es/cultura/musica-00129/noticia-guitarrista-blues-rock-joanne-shaw-taylor-abril-bilbao-madrid-barcelona-20170117182401.html

lunes, 21 de mayo de 2018

Emel

La voz de la esperanza tunecina


Su nombre significa “esperanza” en árabe. El mismo sentimiento que la cantante que quiero presentaros esta noche, Emel Mathlouthi, supo transmitir a una juventud tunecina anhelante por reconquistar la libertad perdida bajo el régimen de Ben Ali. Su canción Kelmti Horra (Mi palabra es libre), interpretada de forma espontánea durante las protestas de la Revolución de los Jazmines en 2011, dio la vuelta al mundo convirtiéndola en “la voz de la primavera árabe”. "Somos hombres libres que no tienen miedo", dice. "Somos los secretos que nunca mueren / y somos las voces de los que se resisten".



"La canción nació en la playa en el festival de cine de Kelibia. Por algún tiempo tuve en mente esos versos sin encontrar la melodía correcta. La magia sucedió esa noche”.

Cuando empezó la revolución tunecina, desencadenada por la autoinmolación del vendedor callejero tunecino Mohamed Bouazizi a fines de diciembre de 2010, Emel vivía en París, donde se había mudado hacía dos años, para poder cultivar, expresar y compartir su arte con los demás porque su música había sido prohibida por el gobierno tunecino. “En Túnez no había espacio para poder realizar todo eso (…) Cuando ocurrió la revolución, una de mis canciones explotó y trajo luz a todo el trabajo que estaba haciendo”. Fue una verdadera suerte que eso fuera así ya que el poder creativo de su obra está acorde con el poder ideológico.

Habiendo crecido en Túnez durante el régimen autoritario de Zine El-Abidine Ben Ali, Emel comenzó a escribir canciones de protesta allá por el 2004. “Empecé a escribir canciones a los 10 años, pero entendí el gran poder que tienen para sacudirse de la apatía escuchando a Björk y Joan Baez". 

Escuchando su álbum debut, "Kelmti Horra" (2012), y su último lanzamiento, "Ensen" (2017), parecería que en el centro de la musicalidad de Mathlouthi se encuentra un profundo rechazo a los límites culturales o conceptuales, y, como respuesta, el deseo de intentar su disolución. Su trabajo resulta, por lo tanto, un hipnótico y cautivador remolino de diferentes instrumentos, ritmos, culturas, tiempos, influencias e incluso idiomas.


Es el caso, por ejemplo, de la canción Nací en Palestina (en inglés, "I born in Palestine"), cuyas letras son en español y en árabe. Aunque Mathlouthi añadió las letras árabes en su versión de la canción, e imaginó a Palestina como la fuente geográfica de su protesta, ella basó su interpretación en una canción llamada Nací en Alamo  (en inglés, "I born in Alamo"), presentada en la película "Vengo" (2000).

En esta canción trata de describir el sufrimiento de un hipotético ciudadano palestino que su voz (traduciendo del español) grita: "No tengo lugar, no tengo país, no tengo patria". Con mis dedos hago fuego, y con mi corazón canto, las cuerdas de mi corazón lloran”. Cuando el ciudadano palestino canta en árabe, repite los mismos versos cantados previamente en español, pero estos culminan con las palabras "mi historia no puede borrarse".


No estamos obligados, como nuestros hermanos y hermanas palestinos, a entrar en la línea de fuego para defender nuestros derechos, pero estamos obligados a mostrar solidaridad y a crear presión para que lo que hace Israel se tenga en cuenta. #Gaza #stopthekilling#stoparmingisrael escribió en su cuenta de Facebook ante la reciente masacre de Gaza.

Siete años después de aquella revolución, las composiciones de la artista, principalmente en árabe y con influencias que van de la canción protesta al heavy metal pasando por el trip-hop, escapan a cualquier intento de clasificación. Mezcla de ritmos electrónicos y de instrumentos tradicionales tunecinos, la música de Mathlouthi es libre y su afán por experimentar y reinventarse es constante.

   

Sus vibrantes letras se escuchan hoy en los escenarios de medio mundo, pero  la cantante lamenta no tener más visibilidad en su país, donde solo ha actuado una vez en los últimos seis años. “Prefiero guardar una relación intacta con Túnez. A veces estoy enfadada y a veces no. Quedan muchas cosas por hacer” afirmó a su paso por Madrid el pasado abril.  

Un ejemplo claro de todo lo que queda por hacer es lo que pasa cada año después de la revolución con la llegada del Ramadán, algo que suscita un profundo debate sobre los límites de la libertad de conciencia defendidos en su Constitución. Esta semana, un grupo de ONG, entre ellas la galardonada Liga Tunecina de losDerechos Humanos, han dirigido una carta abierta al presidente de la República, Beji Caïd Essebsi, para reclamar que el Estado respete la libertad religiosa durante el mes sagrado islámico, que prescribe el ayuno durante las horas de luz diurna. Las organizaciones exigen que este año las autoridades no obliguen al cierre de cafés y restaurantes, ni arresten aquellas personas que coman o fumen en público. El año pasado, un total de cinco personas fueron condenadas a un mes de prisión por romper el ayuno en espacios públicos.

Hace un par de días, El País publicaba la lucha de la juventud tunecina por su libertad real y por el cambio. Cuatro años después de haber aprobado una nueva Constitución democrática, Túnez se halla inmersa aún en un proceso de renegociación de sus normas sociales. La Carta Magna garantiza la libertad de conciencia en el artículo 6, algo que choca con diversas leyes y circulares previas, así como con algunas costumbres. Entre ellas, la que obliga a los comercios de restauración que quieran abrir sus puertas durante Ramadán a que lo hagan con disimulo. Así, la mayoría cubren sus cristales con cartones o periódicos. El hecho de que, siete años después de la caída de la dictadura de Ben Alí, todavía no se haya constituido el Tribunal Constitucional por falta de consenso entre los partidos dificulta la depuración de las normas anticonstitucionales. Pero volvamos a la voz de la esperanza...

"La voz de Emel Mathlouthi siente como si el corazón de un ave fuera incendiado por el punto más profundo del océano, un fuego que nadie puede extinguir espera el punto más alto del cielo. Pero el pájaro no quiere que su corazón deje de arder, por lo que el viento puede seguir recogiendo sus cenizas doradas y espolvorearlas sobre los labios grises, secos y hambrientos de la belleza " (Anónimo)



La voz Emel Mathhlouthi tiene el aroma del jazmín, dulce y palpitante como la primavera árabe, canciones en boca de miles de jóvenes tunecinos que reclamaban derechos básicos de todo ser humano, el trabajo, la libertad, la dignidad, convirtieron en himnos. Primavera entumecida, ahora muy lejos. "Pero no todo está perdido. Hasta ese sueño que había tenido una visión de la luz de una realidad diferente existe y resiste, dará escalofríos a cualquier nueva dictadura" garantiza Emel.



Definiéndose a sí misma como una "revolucionaria", también defiende enérgicamente los derechos de las mujeres en el mundo árabe y, en 2014, participó en el documental de Ayat Najafi , No Land's Song, que protesta por la condición de cantantes y artistas en el Irán de Ahmadinejad.

En su cuenta de Facebbok he podido leer este mensaje después de una actuación para chavales en El Cairo: La actuación más increíble en mi vida ocurrió ayer en este barrio. Queremos hacer mucho más para que las personas vivan en condiciones iguales pero mientras tanto la cultura debe ser llevada a todos y en todas partes. Hasta que lleguemos allí, vamos a seguir luchando.
Su trabajo musical y su larga lucha política fueron recompensados ​​con una nominación en 2015 por Popmatters y una actuación individual en la ceremonia del Premio Nobel de la Paz en 2015. "Fue más allá de lo que podría haber esperado", dijo en una entrevista telefónica desde la ciudad de Nueva York.


Siempre fiel a su relación entre su búsqueda musical y su compromiso político y social, Mathlouthi lanzó su segundo álbum, “Ensen”, el año pasado, representando la culminación de su viaje artístico. Cantado casi en su totalidad en árabe, el álbum utiliza la combinación única de ritmos norteafricanos y ritmos eléctricos modernos que siempre ha sido característica de su trabajo. Experimentad la intensidad poderosa de su voz y descubrid las profundidades de su trabajo musical.


Los latidos atronadores y las texturas incendiarias electrónicas abundan. Sus movimientos en el escenario pueden ser siniestros, a veces hace piruetas, a veces acechando amenazadoramente alrededor de sus compañeros de banda, como si se rompiera a cada paso cual bailarín moderno.

 Una canción, Ensen Dhaif, está dedicada a "personas que tienen que soportar el peso y todas las batallas para que un porcentaje muy pequeño pueda disfrutar del poder". Lo cierto es que no resulta extraño la apropiación que se hizo de su música: los ritmos bombásticos de este single invitan a la acción, y su hermosa voz conecta revolución con tradición. Las imágenes de su videoclip oficial son impactantes. 


Todavía tenemos que sentir el dolor de los demás. Esa es la base de que no vayamos hacia la deshumanización. Ese es mi gran punto. Entonces eso es político. Odio la palabra político hoy más que nunca porque es muy sucio. El arte tiene que encontrar una nueva definición para luchar, para asociarse. Creo que mi arte siempre se va a preocupar. Me siento más cómoda agregando [ese término] a mi arte que agregar el término político”.

 Fuentes
http://www.cafebabel.es/cultura/articulo/emel-mathlouthi-la-rebelde-de-jazmin.html

https://pitchfork.com/features/rising/9949-why-the-world-needs-emel-mathlouthis-anthems-against-the-dictatorship-machine/