domingo, 18 de agosto de 2019

Así fue Woodstock 1969 (y III)

Se dice que aproximadamente 250.000 personas no alcanzaron a llegar, que los organizadores del evento esperaban a unos 60.000 asistentes y que la policía de Nueva York creía que eran 6.000.


Nada puede sorprender más que el hecho de que apenas si hubo altercados o actos violentos. Un par de nacimientos, un accidente mortal provocado por un tractor, una muerte por sobredosis, otra por apendicitis, el robo de una bicicleta… Si tenemos en cuenta la improvisación, la descoordinación, los problemas, la gran cantidad de drogas que se consumía, la mezcla de lluvia y electricidad y que había medio millón de personas en un campo de vacas, si pensamos en términos estadísticos, se operó un verdadero milagro en el Festival de Woodstock. Hoy en día festivales con más medios organizativos derivan en caos y accidentes pese a normativas que en 1969 eran inexistentes.

La música volvió el domingo a las 14:00 con el histórico concierto de Joe Cocker, que llegó en helicóptero. Aunque Cocker estuvo en el negocio de la música durante bastante tiempo, apenas era famoso. Pero después de su triunfo triunfal en Woodstock, el hombre con la voz conmovedora se hizo conocido en todas partes. Especialmente bien recibida fue la canción de los Beatles With a Little Help from My Friends, la segunda vez que se cantaba después de la versión de Richie Havens  del primer día. La banda que acompañaba a Cocker en ese momento era la excelente Grease Band, una formación que duró solo dos años.

         Después de su actuación calló una tromba de agua que arrasó el festival, dejó a los asistentes sin música durante varias horas, todo inundado y lleno de barro. Fueron momentos muy duros, pero también su momento más hippie, todos cantando para que saliese el sol. Y el sol salió y siguió la música con actuaciones como la de Tean Years After, que hicieron un concierto excelso,  o The Band, dos grupos que rara vez son mencionados cuando se habla de Woodstock. Lo que podría haber sido una actuación de Tean Years After que sacudiera el mundo falló debido a razones técnicas: la alta humedad hizo que los instrumentos se desafinen, la grabación de sonido falló parcialmente y el equipo de cámara solo pudo filmar la última canción, I’ m Going Home, una actuación intensa que fue uno de los mejores momentos de Woodstock.


Aunque Bob Dylan no estuvo en Woodstock la que fue su banda. En su mayoría canadienses, eran conocidos por su excelente folk-rock, casi mejor que la mayoría de las bandas folclóricas con sede en Estados Unidos.


Tras ellos tocaron, Johnny WinterBlood, Sweat& Tears  y Crosby, Stills, Nash &Young . Sí; afortunadamente, la formación de CSN & Y también llegó a Woodstock. Tocaron los temas acústicos y los eléctricos por separado. Neil Young se unió Crosby, Stills y Nash en medio del set acústico. Su actuación se abre con una muy larga Suite: Judy Blue Eyes, una canción de amor escrita por Stephen Stills. Es notable por las grandes armonías vocales de los tres cantantes.


La guitarra salvaje de Jimi Hendrix cerró el festival con un concierto épico, una de las actuaciones más recordadas de su historia, pero que se llevó a cabo a las 9 de la mañana del lunes 18, cuando las fueras se habían agotado y la mayoría ya se habían marchado, por lo que fue presenciado por una pequeña parte del público. La organización le había ofrecido actuar en la medianoche del domingo, ya que en ese momento el guitarrista era la principal estrella del evento. Pero su mánager lo rechazó y se empeñó en que el genio cerrara Woodstock. El resultado fue uno de los momentos mágicos de aquel largo fin de semana, con una interpretación del himno americano The star-spangled banner que ha pasado a la historia y que el crítico Al Aronowitz denominó "el mejor momento de los sesenta". Éste fue el concierto más largo que ofreció Hendrix en toda su vida del que salió absolutamente consagrado; pero poco más de un año después, su brillante carrera musical quedó truncada por su fallecimiento a causa de una sobredosis. Tenía 27 años.


Después de que todo había terminado y Woodstock estaba cerrando, no había más razones para quedarse. Para muchos, las reglas normales de la vida habían estado suspendidas por un largo fin de semana. En lugar de la anarquía y el asesinato predichos, había paz y amor. Aun así, el gobernador Nelson Rockefeller declaró "zona catastrófica" la zona de la granja de Bethel. El departamento de salud documentó 5.162 casos médicos, incluidos 797 casos de uso indebido de drogas. Sin embargo, la revista Time lo definió como el "mayor acontecimiento pacífico de la historia". 

Los organizadores del festival se enfrentaron a una serie de demandas (hubo ganaderos que les demandaron por que las vacas dejaron de dar leche por el estrés tras el acontecimiento) y tuvieron que gastar cientos de miles de dólares en limpieza. Editoriales de varios diarios de la época se preguntaban si esa destrucción era la forma de cultura que sabían generar los jóvenes, unos jóvenes que querían cambiar el mundo.
El festival fue una ruina económica porque murió de éxito. Los organizadores de Woodstock tardaron una década en recuperar el dinero que debían. Se gastaron 3,1 millones de dólares y se ingresó 1,8. Allanó el camino el Óscar que ganó el documental Woodstock, tres días de paz y música En 1996, la Biblioteca del Congreso introdujo la película al Registro Nacional de Cine de los Estados Unidos. También se editó un álbum, un doble LP. Cuando he ido a buscarlo me he encontrado que sólo tengo la segunda parte. Alguien a quien se lo dejamos no nos lo ha devuelto.


El festival de Woodstock marcó el techo de la música de los años sesenta y marcó un antes y después, fue un evento de excesos, marcado por el caos y que salió bien de milagro. Una ciudad de medio millón de jóvenes levantada en medio de la nada y que durante tres dio cobijo a una generación que soñaba con cambiar el mundo. Por el escenario de aquella explana abarrotada desfilaron algunas de las mejores bandas de todos los tiempos y dejaron su huella. (Sofá sonoro)

Por cierto. ¿Sabéis el pájaro que aparece en el cartel del festival, que reza “Tres días de paz y música”, no es una paloma? Es un ave conocida por su piar parecido al maullido de un gato.


Aquí tenéis un montón de fotos y más fotos y más fotosBuenas noches. Bona nit. Καληνύχτα. مَساءُ الخَير . Gabon. 굿나잇. Boas noites. 晚安 Bonne nuit グッドナイト    Buonanotte. לילה טוב.  Oíche mhaith. Wengi alus. Bones nueches. اچھا شام Noson dda. Good night. Спокойной ночи. Guten Abend. শুভ রাত্রি

viernes, 16 de agosto de 2019

Así fue Woodstock 1969 (II)

Para los cientos de miles de personas que descendieron a Bethel durante aquel fin de semana lluvioso de agosto de 1969,  fue un momento cultural definitorio: una demostración pacífica de un cambio generacional y, quizás, la madre de todos los festivales, la Feria de Música y Arte de Woodstock que, por cierto, nunca se celebró en Woodstock.

Todo había empezado cuando los veinteañeros Michael Lang, Artie Kornfeld y Joel Rosenman, entre otros, que querían recaudar dinero para financiar un estudio de grabación de discos en Woodstock, ubicado en el condado de Ulster.
En él, pretendían producir a artistas como Bob Dylan, The Band o Van Morrison. No se encontró en la ciudad de Woodstock un lugar adecuado para la celebración del festival, por lo que los organizadores optaron por Wallkill, a tan sólo 65 kilómetros. Los lugareños se opusieron asustados por la imagen de hordas hippies en el pueblo. Pero entonces aparece el escritor Elliot Tiber que ayudó a los organizadores a negociar con el granjero Max Yasgur que ofreció su campo de alfalfa situado en Bethel. El acuerdo se cerró en 75.000 dólares
Durante las semanas previas al concierto, a medida que se corría la voz sobre el gran tamaño de la multitud esperada, las buenas personas de Bethel y las comunidades circundantes en el condado de Sullivan tenían una sensación de creciente temor. "Creo que ustedes le han demostrado algo al mundo", dijo Max Yasgur a la multitud, "que medio millón de personas pueden reunirse y tener tres días de diversión y música, y no tienen nada más que diversión y música ..."  Pero su acción le provocó serios problemas con la comunidad. Por los daños causados ​​por los asistentes al festival, algunos vecinos solicitaron restitución legal, le demandaron.
Lo cierto es que hippies, hippies, había pocos. Una buena parte de los asistentes eran jóvenes en edad de reclutamiento lamentablemente mal equipados para pasar un fin de semana en las montañas. Pocos trajeron comida. O cambios de ropa. O suficiente dinero para volver a casa. Además de subestimar severamente los problemas de tráfico, los organizadores de Woodstock no habían planeado adecuadamente la cantidad de alimentos, agua, refugio, baños y atención médica que necesitarían. Los informes de la época relatan cómo los residentes del lugar, al escuchar que los jóvenes en el concierto tenían hambre, frío y sed, fueron a rescatarlos con sándwiches, leche y agua, e incluso abrieron sus hogares a algunos que necesitaban duchas calientes.
Después de que la reivindicativa actuación de Joan Báez despidiera la toma de contacto que supuso la primera jornada, llega el día clave del festival. El cartel del sábado fue una locura, se le hace la boca agua a cualquier aficionado a la música, un día que fue tomando forma y que alcanzó la cima a mitad de la tarde con Santana que dio un recital fantástico Frente a 500.000 personas y sólo a cambio de 2.500 dólares (Jimi Hendrix cobró 30.000), el sexteto que contaba con el participante más joven del festival, Michael Shrieve, un batería de tan solo 17 años, que deslumbró a todos con un solo de los de dejarse la vida, se convirtió inesperadamente en la gran revelación del cartel. Habían sido insertados como un favor hacia el poderoso Bill Graham, el empresario del Fillmore de San Francisco que les seguía la pista y deseaba ser su primer agente. El grupo llegó con tiempo y decidieron pasar un buen rato de calentamiento viajando con sustancias psicodélicas. 
Pero los planes de los organizadores cambiaron y obligaron al grupo a salir a escena casi sin alerta previa. El gesticulante Santana había tomado una dosis de mescalina de alta pureza. Durante la actuación sentía que una “serpiente eléctrica” rondaba el escenario y debía apaciguarla tocando. Ese estado de trance se transmite en el gesto de locura vivaz con que afrontó el toque de guitarra, basado todavía en poca versatilidad técnica: notas largas y repetidas como una insistente llamada animal. Carlos Santana ejecutó su séptima canción Soul Sacrifice. El ritmo latino, mezclado con una guitarra que con sus notas podría describir la esencia del rock & roll fue una sorpresa para la audiencia de Woodstock. Gracias a esta pieza y otras que ejecutó en ese festival, Santana se introdujo en la escena de la música estadounidense.


Después de Santana le llegó su hora al grupo Canned Heat una de las bandas malditas del blues blanco, que dieron lugar a otro de los momentos icónicos. En 1969 ya habían agregado elementos psicodélicos a sus canciones influenciadas por el blues y su Boogie Rock mantuvo a la gente bailando durante un buen rato


Uno de los verdaderos hitos del festival fue la música pegadiza de Creedence Clearwater Revival que ese año habían grabado tres discos y estaban en plena forma. Aunque comenzaron a altas horas de la noche de sábado a domingo (alrededor de las 12.30) su combinación de rhythm and blues, blues, góspel, folk y country-rock no dejó de impresionar. Sin embargo, John Fogerty se quejó de que la actuación de The Grateful Dead retrasó su intervención, por lo que la mayoría de la audiencia se fue a la cama cuando Creeedance actuó en medio de la noche. Su inquietante I Put a Spell on You  resuena en la oscuridad.


La actuación de Janis Joplin ha sido también recordada muchas veces. Janis Joplin y su antigua banda Big Brother & the Holding Company ganaron fama en el Monterey International Pop Festival 1967. Desafortunadamente, a fines de 1968, dejó la banda para seguir una carrera en solitario. Por supuesto, Janis terminó en Woodstock junto con un conjunto completo de músicos. Su actuación en la noche del sábado al domingo, de 2:30 a 3:15, tardía por el retraso de todas las actuaciones no le facilitó las cosas. El espectáculo seguía siendo fuerte, pero le faltaba algo de su poderío y el acompañamiento de la improvisación de su banda. Un par de anécdotas sobre ella nos cuentan que cuando llegó en helicóptero y vio tantísima gente tuvo un ataque de ansiedad. Otra es que tuvo un accidente. Una parte lateral del escenario se rompió. Grace Slick y Janis se encontraban en él, pero salieron ilesas. Por lo que podréis ver, Janis Joplin estaba más preocupada del bienestar de los asistentes que del suyo.


Quienes reventaron la noche tocando 25 canciones fueron The Who, habían sido programados los penúltimos (antes de Jefferson Airplane ) para tocar el sábado 16 de agosto. Cuando realmente comenzaron ya era domingo por la mañana, alrededor de las 5:00. Tocaron su excepcional álbum Tommy. El final de esta actuación tuvo lugar durante el amanecer que ocurrió a las 6:05. Oliéndose los problemas económicos que los organizadores podían tener, The Who y The Grateful Dead reconsideraron el acuerdo inicial y reclamaron cobrar en mano y por adelantado. Una exigencia que los promotores a duras penas pudieron satisfacer; inmersos como estaban en el caos organizativo, sin apenas liquidez tuvieron que mendigar a un banco local un adelanto para saciar a las estrellas. La presentación de las canciones elegidas fue impresionante y la magia y el espíritu de la música creció cuando Tommy llegó a su gran final con See Me, Feel Me. Amanecía y la primera luz del día llegó al escenario.

Los  Jefferson Airplane cerraron esta noche mágica. Fue la banda más grande de la escena de San Francisco.  La voz dual y a veces triple era su marca registrada. Combinaron psicodelia y blues en sus canciones. Su "avión" se convirtió en el arquetipo de la nueva generación, joven y rebelde: libre y exitoso, viviendo juntos como una familia (o al menos como buenos amigos), haciendo música, tomando drogas. La banda había sido programada como cabeza de cartel para el sábado, pero finalmente comenzó el domingo por la mañana alrededor de las 8.00. La cantante Grace Slick presentó a la banda con las palabras: "Muy bien amigos, ustedes han visto los grupos pesados, ahora verán música maníaca matutina, créanme, sí ... Es el nuevo amanecer ..."


La jornada del sábado acabó el domingo a las 8:30. Hasta las 14:00 no se volvería a reanudar. Los asistentes ya empezaban a notar los efectos del cansancio y los excesos, Así que.. continuará.
Buenas noches. Bona nit. Καληνύχτα. مَساءُ الخَير . Gabon. 굿나잇. Boas noites. 晚安 Bonne nuit グッドナイト    Buonanotte. לילה טוב.  Oíche mhaith. Wengi alus. Bones nueches. اچھا شام Noson dda. Good night. Спокойной ночи. Guten Abend. শুভ রাত্রি