domingo, 7 de abril de 2019

Love Theme Spartacus

Donde la desesperación y la alegría coexisten

Me encanta la música de cine. No era muy consciente de esta afirmación hasta que, hace 5 o 6 años, un día me metí de lleno en las bandas sonoras de Morricone.  Entonces descubrí que me encantan las grandes orquestas que cuentan grandes historias con melodías memorables y, a la vez, humildes. Una gran banda sonora puede provocar emociones que se abren paso en la mente y en el corazón  o, incluso, hacer que todavía crea posible un mundo mejor.  Si el papel es más paciente que los seres humanos, la música es y será siempre más esperanzadora.

En todas las bandas sonoras hay ciertas melodías que trascienden el tiempo y, simplemente, transmiten con ellas una emoción indeleble y una energía indescriptible que es universal. Tal es el caso de Love Theme From Spartacus, escrito por el compositor Alex North para la banda sonora de la película  “Spartacus” de 1960, dirigida por Stanley Kubrick  y protagonizada por Kirk Douglas.   


          Este tema de amor se escucha por primera vez en la película cuando el gladiador Espartaco ve a una hermosa esclava, Varinia, y comienza a soñar que la vida podría ser diferente a cualquier cosa que él haya conocido. Disfrutan de una relación demasiado breve, con un hermoso florecimiento de ternura y libertad antes de que Espartaco sea derrotado y crucificado, junto con sus rebeldes.



En la escena final, el tema del amor se esfuerza por hacerse oír de nuevo debajo de los platillos y cuernos romanos, mientras Varinia presenta su hijo a su amante, quien ha nacido libre. Lo que transmite es tremendamente triste y al mismo tiempo, esperanzador. Podría ser tan solo una película de los años sesenta, con actuaciones que han pasado a la historia del cine, envejecidas por el tiempo, pero comunica algo terrible, maravilloso y actual: que las personas han muerto, mueren y morirán por ver a sus hijos libres, por vivir libremente una vida mejor. 




Un sacrificio como este es a la vez trágico y hermoso. Lo vemos cada día cuando un migrante  hace el viaje a Europa en un intento por mantener a su familia en Somalia, Sudán o Siria o huyendo de la guerra y la esclavitud. Lo vemos cuando los que tienen la capacidad de abandonar una ciudad devastada se quedan por el bien de aquellos que no pueden irse. En la película, el personaje de Espartaco sueña con anhelo un Dios para los oprimidos: un "Dios para los esclavos", y reza para que su hijo un día nazca libre. Al final de la película, eso es lo que significa la música: que su sacrificio no ha sido en vano.

La música que me impacta, a menudo es bastante melancólica. Esta melodía de amor agridulce es tan conmovedora que ha inspirado a muchos intérpretes, se ha adaptado e incluso se ha convertido en parte del repertorio de jazz. Con muchas versiones conocidas, es gratificante ver que cada una es única y, lo más importante,  es profunda por sí misma. Un buen tema para unos grandes músicos. Abrid, pues, vuestros oídos y vuestra alma a la belleza del Love Theme From Spartacus.

         Comencemos con la hermosa versión de Yusef Lateef  en “Eastern Melodies” (como se muestra en la mezcla de Lexis Snow Jazz mix). Transmite la emoción que todos sentimos cuando estamos expuestos a esta canción. Está bellamente construida; el marco principal está sostenido por su oboe a la manera de los encantadores de serpientes y un acompañamiento que ahorra espacio para acunarnos mejor. Cerrad los ojos y dejaos cautivar.


Seguimos con la versión de “El Profeta”, uno de los muchos apodos de Ahmad Jamal. Este genio del teclado nos interpreta una magnífica pieza, el equilibrio perfecto entre la habilidad en solitario y el respaldo adecuado del jazz. ¡Verdaderamente hermosa e impecable!


Una nueva mirada, esta vez interpretada con la guitarra, nos la ofrece Gabor Szabo, quien lleva el tema a su salsa poniendo algunos colores de su país y su universo musical tan especial.


Siguiendo con la guitarra, podemos escuchar es otra versión incluida en el disco de Carlos Santana "The Swing of  Delight", el último de los tres discos en solitario (los otros son “Illuminations” en 1974 y la “Oneness” en 1979) que se publicó bajo su nombre temporal en sánscrito, Devadip Carlos Santana, nombre dado por Sri Chinmoy, su maestro espiritual.


Otra maravilla es la versión de Herbie Hancock, que tiene la costumbre de agregar a sus sonidos de jazz unos pocos riffs aquí y allá.


El grupo de jazz italiano Quartetto Moderno, nos ofrece una versión más ligera de la canción en la que podemos destacar el sonido de su flauta.


Una de las versiones más desconocidas es la de Quasar, un músico que forma parte del linaje de DJ japoneses inspirados en gran medida en Nujabes. Un pequeño viaje que mezcla ruidos de ambientes, sonido de jazz y un excelente ritmo para hacer que muevas la cabeza.


Sin dejar de rendirme a lo que acabamos de escuchar, para mí la versión que más profundiza en el tema es la realizada por Bill Evans, un genio torturado que vivió una vida aislada de la que escapó a través de las drogas y la música. En sus “Conversations with Myself”, Evans extendió la melodía de North y la interpretó en la medida en que lo permitían los estándares de jazz. La versión primera de las dos que os propongo (tiene más) la interpreta con su trío y el flautista de jazz Jeremy Steig que le brinda unos los aireados riffs. Sin embargo, la que más me emociona es otra versión para piano solista apodada Nardis de la excelente recopilación en solitario de “Solo Sessions”. Esta versión deja transpirar todo el peso emocional de manera absolutamente maravillosa.



Pero quizás la versión que más me gusta de todas las que he escuchado es la de Gary Peacock, de su álbum “Tangents”, un LP en el que reina la serenidad (quizás por ello me gusta tanto). Desde sus orígenes,  Peacock estableció un nuevo rol para el bajo como una voz melódica independiente que en Spartacus  encuentra un buen vehículo para la improvisación.




No sé si coincidiréis conmigo en que Spartacus Love Theme es una canción donde la desesperación y la alegría coexisten. Cuando aceptemos que la vida se acabará, seguramente nos encontraremos en este estado gozoso donde se cantará en nuestro interior una bella melodía, música profundamente poderosa e intrínsecamente bella que nos liberará de nosotros mismos. Para mí es de lo que se trata esta música.  

Buenas noches. Bona nit. Καληνύχτα. مَساءُ الخَير . Gabon. 굿나잇. Boas noites. 晚安 Bonne nuit グッドナイト    Buonanotte. לילה טוב.  Oíche mhaith. Wengi alus. Bones nueches. اچھا شام Noson dda. Good night. Спокойной ночи. Guten Abend.



1 comentario:

  1. Impresionante entrada Victoria. Millones de gracias. Me has hecho escuchar Spàrtacus de otra forma y sobre todo degustar diferentes enfoques musicales.
    Que maravilla.
    Un abrazo querida compañera.
    Salud.

    ResponderEliminar